Fanáticos del deporte

El deporte es una actividad que suma muchos fanáticos a nivel mundial, de hecho, yo me atrevería a decir que más de la mitad del mundo siente afición al deporte y eso es algo positivo. Se dice que el deporte une a los pueblos, que nos enseña lecciones de tolerancia y una serie más de cosas, pero la verdad es que no todo pinta bonito para el deporte.

En muchas oportunidades hemos visto como el deporte dista de esa experiencia positiva y se convierte en un ejemplo deplorable de la conducta humana; muchas de estas ocasiones de desarrollan gracias al fanatismo.

Existen personas que no saben diferenciar entre ser fanáticos y entender que es un juego, y el fanatismo en donde el deporte se vuelve más importante que otra cosa. Muchas veces hemos visto violencia por parte de los fanáticos, e incluso de los mismos deportistas por defender a su equipo favorito, de hecho, hemos visto conclusiones deplorables en muchos partidos.

No es solo que se genera violencia, sino que se genera odio entre personas, por ejemplo, entre dos equipos que se enfrentan, los fanáticos suelen crear fricción, al punto de no poder establecer una relación de cordialidad entre ellos.

Los casos de racimos también son preocupantes, muchas veces se discrimina a jugadores y a equipos complejos por su procedencia, lo que va en contra de la integración que se piensa que se logra con el deporte.